post-image

MUJER VS. MUJER EN LA VIDA LABORAL


*La agresión verbal de mujer a mujer como por ejemplo: “No me sirves, eres una tonta, despídela porque no sirve para nada, eres una burra, tu que sabes sino terminaste ni la primaria, sino accedes acostarte conmigo quedas despedida”, y algunas otras frases discriminatorias, son parte de las expresiones despectivas de quienes sienten tener el poder sobre otra persona.
Hablar de este tema, no es descubrir algo novedoso en la vida laboral de las mujeres, a pesar de que el género ha dejado huella en actos históricos que ponen en alto a las mujeres de todo el mundo, sin embargo, “la violencia”no deja de ser un punto negativo en esa lucha que las mujeres hacen día a día para obtener el sustento para ellas y sus familias.
Quiero centrar el punto sin un sentido crítico, sino más bien revelar que en época del avance tecnológico y la manufactura industrial, las mujeres avanzan organizándose para luchar por igualdad, sin embargo cuando se compite por un cargo o posición laboral, es ahí donde se desata la violencia de mujer a mujer que no comparte las mismas ideas, exhibiéndola para hacerla quedar mal ante la sociedad y son las redes sociales donde se descarga esa lucha que muchos han visto de personas desconocidas.
Hoy en día existen leyes que protegen a la mujer de la violencia psicológica, física y laboral, solo que no se respetan. Por otro lado mucho se habla de la violencia que ejerce el hombre contra la mujer, pero poco se habla de la violencia que ejerce la MUJER VS. MUJER.
“Dale poder a la mujer y es peor que el hombre”. ¿Será verdad?.
Lo cierto es que la envidia, la competencia entre mujeres por querer alcanzar cargos públicos, y la ambición, ponen al descubierto el lado que todas quieren ocultar, poniendo en entre dicho la “sororidad “ de las que muchas se jactan de llevar a cabo. Por ello el dicho: “Cuidado con lo que pregonas, porque tus actos te pueden delatar”.
La mujer no solo se enfrenta en los centros laborales al acoso del hombre sexualmente, al abuso de autoridad, a ser menospreciado el trabajo que realizan, sino también a la violencia verbal y discriminatoria por parte de sus mismas compañeras de trabajo. “ La mujer no necesita tener un arma para matar a otra, basta con su lengua para acabar con la reputación de quien es de su mismo género”.
Hablar de sororidad conlleva a la acción humana de amor, respeto hacía un grupo de personas.
En la vida cotidiana socialmente, construir y unirte a las redes de sororidad implica compartir el análisis de los problemas, la información y dar apoyo emocional y psicológico desde la racionalidad empática, escapando así a los mecanismos aprendidos en el patriarcado del chantaje emocional manipulación y dogmatismo vital.
Individualmente comprender la sororidad es liberarse de la mezquinidad aprendida y de la estupidez aprendida (de la violencia comprendidas y/o toleradas) y unificarse en un nivel humano, de persona con una mente inteligente donde nacen las emociones unidas a lo que se comprende (inteligencia empática).
En resumidas cuentas, la sororidad, se traduce en hermandad, confianza, fidelidad, apoyo y reconocimiento entre mujeres para construir un mundo diferente; percatarse que desde tiempos antiguos hay mujeres que trabajan para lograr relaciones sociales favorables para ellas y para nosotras, recordando siempre que todas somos diversas y diferentes.
“Muy cerca pero a la vez estamos lejos todavía de alcanzar esa solidaridad, hermandad e igualdad que todas queremos lograr, en un mundo donde cada uno persigue sus intereses personales y no grupales y a la menor sospecha de que nuestros intereses personales pueden ser afectados, inmediatamente nos sentimos agredidas, olvidando que juntas podemos alcanzar todo lo inalcanzable y entre todos esos anhelos, se escapa de nuestras manos el vivir “libres de violencia”, incluso por parte de personas de nuestro mismo género”.

 

 

 

 

 

vida laboral violencia trabajo mujer rosaura garcía

Notas Relacionadas

Comentarios