post-image

MORENA VIVE SU PROPIA ELECCION A GOBERNADOR CON SU MILITANCIA

Por: Luis Castillo
El día 2 de junio se elegirá a quien tendrá el destino de los poblanos hasta el 2024, pero tal parece que el nuevo inquilino de Casa Puebla va a ser emanado de MORENA, no es sorprendente debido al gran nivel de aprobación de la ciudadanía a la administración federal, y a las acciones que ha venido realizando desde el 1 de diciembre.
Y es por ello que se generan muchas expectativas en los simpatizantes, militantes y dirigentes, los cuales buscan tener la denominación de candidato por dicho partido, garantizándoles un triunfo contundente en estas elecciones extraordinarias, naturalmente dentro del partido surgen fricciones que pueden tanto servir de purga, como puedan fortalecer la estructura del partido que creció exponencialmente desde julio del 2018.
Es sabido por ciudadanos como militantes de MORENA, que la pasada elección a gobernador el ex senador Luis Miguel Barbosa, quien lideró una batalla legal por una elección controvertida que al final dio el triunfo a su contrincante, pero no solo eso, muchos ciudadanos y militantes consideran que hubo fraude además de guerra sucia y traiciones hacia el entonces abanderado morenista.
Por lo tanto se asume como el candidato natural, debido a que resistió los embates dentro y fuera del partido además de como se dice coloquialmente “está curado de espanto”, ya que la campaña que se emprendió en su contra, solo lo dió a conocer todavía más entre la ciudadanía, bien dicen que no hay buena ni mala publicidad solo publicidad, lo cual lo posiciono aún más en el electorado poblano.
Y tras los hechos del 24 de diciembre que cambiaron el mapa político poblano solo adelantaron lo que probablemente hubiera sucedido hasta el 2024, ahora solo se reflejan este 2019.
Y es que el panismo poblano llámese morenovallismo quedo acéfalo y sin rumbo siguiendo la ruta que tiene el partido a nivel nacional, y mientras las figuras tradicionales recuperan el terreno perdido desde hace 8 años en acción nacional, no les dará tiempo de organizarse para siquiera dar batalla el 2 de junio.
Peor destino tiene el PRI poblano que en las pasadas elecciones no pudo captar al electorado y entregó sus peores resultados en la historia de este instituto político.
Pero no todo es miel dentro de MORENA, la pugna interna del partido por quien será el abanderado ha sacado a relucir las diferentes fracciones que hace un año clamaban por el pragmatismo más puro de ganar, ganar, lo cual quizá debilite la estructura reciente del partido mas no la intención de voto de la ciudadanía la cual da ventaja en las encuestas por un amplio margen.
Y es que realmente la precampaña en MORENA, es la campaña real de quien va a dirigir la política en Puebla y la campaña solo es para afirmar un triunfo contundente sin ninguna muestra real de oposición.
 
 

ELECCION EN MORENA MORENA CANDIDATO A GOBERNADOR PUEBLA BARBOSA

Notas Relacionadas

Comentarios