post-image

MATO A SUS HIJOS Y SE SUICIDA

Tras ser notificada de que había perdido la custodia de sus hijos, una mujer de 38 años se suicidó y envenenó a los niños, de 10, 8, y 6 años, y al abuelo de de 70 años en la delegación la Magdalena Contreras de la CD. De México.

 

Habían estado separados por casi dos años, pero perdió el juicio de custodia y ahora tenía que dárselos a su ex pareja.

Por ello, la tarde del miércoles, la mujer, de 38 años de edad, los engañó para que tomaran un medicamento, lo mismo que a su padre Enrique, de 70 años de edad.

Tiempo después, un pequeño de 10 años de edad, unos gemelos de 6 y el abuelo murieron en una de las recámaras del inmueble, ubicado sobre Avenida San Bernabé, en la Colonia San Jerónimo, en la Delegación Magdalena Contreras.

Mireya también tomó los medicamentos y falleció instantes más tarde.

Los hechos fueron confirmados ayer por la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, que dio a conocer que la abuela, Rosa María, de 68 años, sobrevivió.

Fue trasladada inconsciente a un hospital cercano, al tiempo que peritos y agentes de Investigación llegaron al domicilio a realizar las primeras pesquisas.

En el cuarto donde estaban los 5 cuerpos, peritos localizaron una carta póstuma que explicaba las razones para que Mireya acabara con la vida de toda su familia.

Las víctimas son Emiliano, de 10 años; Arantza y Regina, de 6; Enrique, de 70 y   también Mireya de 38.

Los cadáveres fueron descubiertos por Antonio, un empleado doméstico de la casa, quien recibió una llamada telefónica de parte del hermano de Mireya.

Antonio recibió instrucciones de dirigirse a la residencia para saber lo que ocurría, pues desde la mañana no podía comunicarse con su hermana Mireya.

El hombre encontró los cuerpos y posteriormente avisó a personal de la Policía capitalina y de Protección Civil.

En el recado póstumo, Mireya admitió estar deprimida por tener que entregar a sus hijos.

“Vimos al señor temprano, normal, como siempre, hace rato fue cuando vimos las patrullas, pensamos que habían robado, un poli nos dijo que había muertos, el señor siempre fue muy amable con nosotros”, informó el obrero de la zona

 

La posición del abuelo que fue encontrado en un catre, al pie de la cama king size donde estaba de Mireya y sus hijos Emiliano, Arantza y Regina, recostados y tapados hasta el cuello, la pistola y la carta póstuma son elementos que hacen pensar a los abogados del padre, Leopoldo, que sus ex suegros también participaron en la muerte de sus pequeños.

 

muerte suicidio

Notas Relacionadas

Comentarios