post-image

La Liga MX se definirá entre los cuatro mejores, algo que solo ocurre un 18% de las veces

El fútbol mexicano se juega a distintos ritmos. El primero dura 17 fechas y el siguiente depende del azar más que de la constancia. Si un club termina en el primer lugar de la tabla no avala la corona de campeón, aún debe encarar seis juegos más para la gloria. Es por eso que en los últimos 10 años, 22 torneos cortos, solo han coincidido los mejores cuatro en el mismo número de ocasiones. Esta es una extraña combinación que representa el 18 %  donde es más factible ganar la liga como tercero o incluso octavo lugar.

Las semifinales de la Liga MX serán entre Monterrey-Monarcas y Tigres-América, es decir, primero contra cuarto, segundo contra tercero. Esa combinación se dio hace un año en el torneo Clausura 2016. En esa ocasión los primeros cuatro lugares disputaron la liguilla: Monterrey, Pachuca, León y América. El segundo equipo de esa lista se quedó con el trofeo al arrebatárselo al Monterrey en el último minuto. 

Hay que rebobinar la historia de la liga mexicana hasta 2012. Fue en el torneo Apertura cuando los primeros cuatro del torneo regular se enfrentaron en semifinales. El cuadrangular fue entre Toluca, Xolos, León y América. El sublíder de este torneo dio la vuelta olímpica. Hay que retroceder 10 años para encontrar la misma fórmula: Pachuca, Chivas, América y Cruz Azul. En esa ocasión, el puntero fue el rey del campeonato.Las semifinales de este torneo, el Apertura 2017, comienzan este miércoles 29 con el América – Tigres (21.00, hora local), un duelo entre el tercero y segundo lugar de la tabla general, respectivamente. El combinado de las águilas ha asistido a 18 de las 22 liguillas en la última década, con un saldo de dos ligas ganadas y tres finales perdidas (Clausura 2007, Apertura 2013 y Apertura 2016). Los felinos han estado en 14 liguillas y, bajo el mando de Ricardo Ferretti, han jugado cinco finales, con tres trofeos en la vitrina (2011, 2015 y 2016).

La Monarcas Morelia – Monterrey. Es un duelo entre el cuarto lugar contra el primero, la mejor ofensiva y defensiva frente al equipo que sobrevivió el descenso. Aún queda fresco el recuerdo del partido que salvó a los de Michoacán en el tiempo de compensación hace seis meses precisamente frente a los rayados. Monterrey ha estado en 13 de las últimas 22 liguillas. En este periodo ganaron dos ligas (Apertura 2009 y Apertura 2010) y perdieron otro par (Clausura 2012 y 2016). Los de Monarcas han estado presentes en 11 fases finales. Su mayor hito en 10 años fue la final que jugaron y perdieron contra Pumas en el torneo Clausura 2011.

El tercer sitio, el lugar privilegiado

La palabra justicia no existe en el diccionario del fútbol. En el fútbol mexicano entierran cualquier rastro de su significado. Por ejemplo, desde hace 10 años, es más eficaz terminar en la tercera posición que en la primera porque el tercer lugar ha conquistado siete veces la liga, los primeros lugares lo han hecho en tres ocasiones. Si la Liga española se jugará de este modo, el Atlético de Madrid hubiera levantado el título o el Manchester City sería el rey en la Premier League. 

Los terceros lugares que han conquistado la liga son las Chivas (Clausura 2017), Tigres (Apertura 2016), León (Apertura 2013), Tigres (Apertura 2011), Toluca (Bicentenario 2010), Pumas (Clausura 2009) y Atlante (Apertura 2007). Eso supera a las tres veces que el primer lugar ha ganado el torneo: América (Apertura 2015), Santos Laguna (Clausura 2012) y Pachuca (Clausura 2007).

Ser sublíder de la competencia también es benévolo. Siete equipos en esta posición se han llevado Pachuca (Clausura 2016), América (Clausura 2013), Xolos (Apertura 2012), Pumas (Clausura 2011), Monterrey (Apertura 2010), Toluca (Apertura 2008) y Santos Laguna (Clausura 2008).

La supervivencia frente al gol de visitante

El primer parámetro para definir a un finalista es el gol de visita por encima de la posición de la tabla. Esto abre una oportunidad para que, equipos con peor clasificación pongan en aprietos a los que mejor lo hicieron en el certamen. Así que cerrar la serie de cuartos de final o semifinales en casa se vuelve en un duelo de supervivencia en el que deben evitar los goles. La liguilla se vuelve una carambola.

liga mx futbol

Notas Relacionadas

Comentarios